Medios

Publicaciones sobre Pequeños Amos de Casa
en Prensa, Radio y Televisión.

La Mañana de TVE (a partir de la hora 1:48:00). Circuito de igualdad desarrollado en el colegio Villalkor de Alcorcón en el que 170 alumnos de 1º y 2º de primaria realizan acciones de coeducación y de reparto responsable de tareas a través de ocho corners diseñados por Pequeños Amos de Casa y distribuidos en diferentes espacios del centro.

Desde los estudios de Onda Cero y de la mano de Carlos Rodríguez "Mascoteros" charlamos y debatimos junto a otras tres madres y padres, que también son emprendedores, sobre la infancia y la educación de nuestros hijos. Como no podía ser de otra forma hablamos también sobre la corresponsabilidad y la lucha contra los esterotipos de la igualdad. Un rato muy ameno y divertido respondiendo a las preguntas de Ana Palicio y Bárbara de la Macorra de la revista Ser Padres.

Las tareas del hogar no entienden de edad, ni de género ni de estatus social. Por ese motivo a Ana Sancho se le ocurrió la idea de crear un producto de impacto que realmente sirviera para recordarnos que las tareas del hogar son responsabilidad de todos. Y que todos tenemos que ponernos en Modo ON. Esto es IgualdadON: El poder del guante. Unos guantes de fregar, amarillos y personalizados. Con un poco de humor, es una forma de decir que lo que estamos haciendo no es lo correcto y que vamos a cambiar y modificar conductas. Unos guantes que dan ese poder, son mágicos.

Dentro del programa que la Unidad de Igualdad de Oportunidades de la Universidad de Burgos ha organizado con motivo del Día Internacional de la Mujer se ha celebrado el taller IgualdadON El Poder del Guante. El objetivo de este proyecto educativo es poner en valor y visibilizar las tareas del hogar para generar un cambio en la sociedad apostando por la igualdad de género. Estas tareas, que son fuente de numerosos valores, permiten educar en igualdad desde la base con ocupaciones que nos rodean en nuestra vida diaria y que tenemos al alcance de la mano.

Expertas en educación e igualdad nos dan las claves para educar a los niños en el reparto de las tareas domésticas de manera equitativa. Los últimos datos del INE (2016) reflejan que las mujeres dedican, de media, casi el doble de tiempo que los hombres a trabajos no remunerados como las labores domésticas y la cocina: 20 horas ellas, 11 ellos. Una desigualdad que se mantiene cuando se incluyen en la ecuación los cuidados a los hijos o a otros familiares, y que se observa en todas las circunstancias vitales; con o sin pareja, con o sin hijos y con o sin empleo.

Las tareas domésticas no son un deporte opcional sino una práctica indispensable. Hay que vivir en un entorno limpio, sano y hermoso. No es igual vivir en una cuadra que en un lugar acogedor. Nosotros hacemos los espacios y los espacios nos hacen a nosotros. Ana Sancho ha comercializado unos guantes de limpieza de color amarillo que se venden en una atractiva cajita que tiene el título “El Poder del Guante”. Aquel proyecto de igualdad del que hablé en sus inicios sigue creciendo y perfeccionándose.

Imparte cursos y charlas a los más pequeños para inculcar que la responsabilidad en el hogar es cosa de ambos sexos. Se llama Ana Sancho Pérez y es madre de dos niños de 12 y 10 años. Ser madre de dos chicos le hizo plantearse una cuestión que nos afecta a todos como sociedad. La mejor manera de combatir el machismo es educar en valores desde la más tierna infancia y decidió emprender un negocio que aunara estas dos cosas: ser emprendedora y además promover los valores de igualdad.

La igualdad plena entre hombres y mujeres no es, a día de hoy, una realidad, sino un proyecto inacabado en manos de las nuevas generaciones. Y es que serán ellos los encargados de poner fin a las diferencias que aún existen por razones de género. ¿Cómo? A través de la educación desde la infancia. Bajo esta idea nació el proyecto Pequeños Amos de Casa. De manera indirecta, conociendo el trabajo doméstico los pequeños aprenden valores tan importantes como la responsabilidad, la autonomía personal, la autoestima, la solidaridad, la igualdad, el esfuerzo y a valorar el trabajo de otras personas. Todo lo necesario para educar para la vida. La respuesta de los niños es increíble, se involucran con alegría y se sienten felices de formar parte del Equipo y participar en su hogar. Además, implica flexibilidad y compañerismo para toda la familia.

Charlamos con Marta Echeverría del programa Hoy Empieza Todo de Radio 3 (a partir del minuto 41:02) sobre Pequeños Amos de Casa. Un proyecto con un par de guantes en el que no sabemos muy bien quién educa a quién... si los grandes a los peques o los pequeños a los mayores. Nunca es demasiado tarde para asumir que compartir las tareas domésticas es una necesidad. Y nunca demasiado pronto para empezar. Desde el primer momento se trata de invitar a colaborar en las tareas del hogar y entender que es responsabilidad de todos. De hecho puede que sea en la etapa universitaria cuando más conciencia se toma para empezar. Porque es el momento en el que uno se suele ir de casa... te das cuenta de que la nevera no "autofabrica" las croquetas de mamá.

Respetar la voluntad de los más pequeños es la base para lograr que se sientan importantes y valorados, pero además debemos hacer, tal como propone Ana Sancho, pequeños cambios en el lenguaje a la hora de referirnos a las tareas del hogar. Palabras como «necesitar», «trabajar en equipo» o «participar» resultan más efectivas que la palabra «ayudar». Los niños tienen un tremendo potencial. Os sorprendería saber todo lo que son capaces de hacer y lo rápido que aprenden, cuenta la fundadora de Pequeños Amos de Casa. A través de los talleres de experiencias y circuitos de igualdad que imparte en las escuelas asegura haber descubierto que, además de ganas, actitud y esfuerzo, los niños tienen ideas creativas y originales para hacer más efectivas (y también más divertidas) las tareas domésticas.

En esta entrevista se explica el funcionamiento de los Talleres de Experiencias (a partir del minuto 10:20). El programa Pequeños Amos de Casa busca que los escolares colaboren en las tareas del hogar. Su precursora es una madre y gerente del Hostal Acuarela. Los alumnos acuden allí y allí se divierten limpiando lo que previamente sus compañeros han ensuciado. El objetivo es enseñarles valores como la igualdad y la responsabilidad.

El objetivo es que los más pequeños vean las tareas del hogar como algo positivo, disfruten y no lo sientan como una carga. Sin embargo, y a pesar de las sesiones prácticas que se realizan destinadas a los colegios, lo cierto es que son actitudes que deben aprenderse en casa, desde que los niños empiezan a tener conciencia de lo que ocurre a su alrededor. Muchas veces los padres pensamos que no tenemos tiempo para nada. Y que tardamos menos haciendo las tareas nosotros mismos que enseñándoles a ellos. Pero si el niño llega a casa y quiere colaborar, los adultos deben adaptarse y aconsejarles. Por eso, el primer paso no es mentalizar a los niños de esta nueva actividad, sino que sean los mayores los que cambien su forma de repartir las responsabilidades.

Educar en igualdad, con naturalidad e ingenio y de la forma más sencilla ¿Por qué hay que aprender a ser un buen amo de casa cuando nos independizamos? Mejor empezar a hacerlo cuando todavía nos parece divertido. De eso trata el proyecto Pequeños Amos de Casa. Una idea educativa sobre corresponsabilidad e igualdad de género que pone a disposición de niños y adolescentes decenas de tutoriales en YouTube. Porque el respeto se construye desde la infancia.

Pequeños Amos de Casa, el programa que busca promover la igualdad a través de las tareas del hogar. Igualdad y compañerismo son los valores que se quieren transmitir a los alumnos que participan en este programa. Antes de realizar cada tarea los niños visualizan tutoriales online que les enseñan cómo hacerlas.

En el Día de la Conciliación, Pequeños Amos de Casa se muestra como una iniciativa que pretende reforzar el papel de la familia como un equipo en el que grandes y pequeños colaboran. Trabajar las tareas del hogar todos juntos les ayuda a despertar habilidades que desconocen. Desde que cumplen los dos años (o en algunos casos incluso antes) los niños y niñas muestran su deseo de participar y formar parte de todo lo que hacen sus padres, incluidas las tareas del hogar.

Cada día me sorprende y me ilusiona más encontrarme con experiencias educativas innovadoras. Proliferan como hongos. No hay suficientes sábados en el año para hacerme eco de ellas. Y eso que las que yo conozco son una ínfima parte de las que existen. Como para no ser optimistas. Es admirable el derroche de ingenio, de generosidad, de esfuerzo y de compromiso que hacen muchas personas, dentro y fuera del sistema educativo, para poner en marcha experiencias de formación. Voy a centrarme en una experiencia con la que me encontré de manera fortuita. Un fruto de la serendipidad.

Lo que para ellos es pura diversión para sus padres no tanto. Académicamente estamos todos muy preparados pero lo que es educar para la vida es algo en lo que no se incide tanto. Por ese motivo surge Pequeños Amos de Casa. Con el objetivo de educar en valores como la Igualdad, la responsabilidad y la conciliación familiar.

La filosofía es muy simple. Si sabes usar un Smartphone también sabes utilizar una aspiradora, un lavavajillas, una plancha o una lavadora. Por no hablar de objetos menos tecnológicos y más rudimentarios como una fregona, una escoba, una bayeta o una esponja. Así surgió Pequeños Amos de Casa, observando a los niños en el día a día. Ana Sancho, una mujer emprendedora que vive en Burgos y que ideó el proyecto, se dio cuenta de que a pesar de todo lo que se ha avanzado en el terreno de la igualdad, todavía queda mucho por hacer.

Telediario 21 horas (a partir del minuto 32:49). Por una mañana estos niños y niñas cambian los pupitres y los libros de texto por kits de limpieza. Están muy dispuestos aunque perciben cierto recelo en los papás cuando piden participar en las tareas domésticas. Barrer, limpiar el polvo, poner una lavadora o el lavavajillas. Con actividades tan cotidianas se puede formar desde la infancia en la corresponsabilidad y en la igualdad de género. Sólo hay que creer en ellos. Colegio y familia trabajan juntos en educar para la vida. La idea es inculcarles que: "donde convivas participa". Este grupo de niños lleva hoy a casa tarea para sus papás.

Pequeños amos de casa es una iniciativa que enseña valores de corresponsabilidad e igualdad de género a niños, niñas y adolescentes a través de las tareas del hogar. La idea le surgió a Ana Sancho observando el día a día. Es madre de dos niños de 11 y 10 años y en el terreno de la igualdad veía que es un tema global de actualidad y que no avanza al ritmo deseado. Nos preocupamos mucho de formar en lo académico a nuestros hijos y a veces olvidamos la importancia de lo cotidiano y de fomentar su lado más humano y resolutivo para la vida. Por todo ello, considera que su proyecto es de gran importancia para todos. Es sembrar para luego recoger.

La burgalesa, gerente del Hostal Acuarela, ha puesto su establecimiento familiar al servicio de la educación en igualdad de género y corresponsabilidad a través de las tareas del hogar con el proyecto Pequeños amos de casa. Los niños aprenderán, por ejemplo, a hacerse una cama, aspirar, limpiar el baño, pasar el polvo, planchar, poner una lavadora o tender la ropa. Además de estas actividades el proyecto se complementa con una serie de tutoriales disponibles en Youtube para enseñar, de forma "sencilla y divertida", pequeñas tareas domésticas.

Hoy queremos hablar de autonomía desde el punto de vista de las tareas del hogar, que es uno de los temas más traídos y más llevados. Un tema de los que más conflictos genera entre miembros de la familia y entre parejas también. Entre generaciones incluso porque las abuelas y los abuelos hacen las cosas de una manera y nosotros queremos hacerlas de otra. En fin, un asunto que puede ayudar y mucho si todos estamos capacitados para realizar esas tareas en igualdad de condiciones. Y para ésto cuanto antes empecemos mejor. Nos lo cuenta la especialista Ana Sancho, nuestra invitada hoy al Pequespacio, fundadora de Pequeños Amos de Casa.

En esta entrada os queremos presentar un proyecto situado en la línea de la corresponsabilidad en el trabajo doméstico y el aprendizaje relacionado con las tareas del hogar. Un aprendizaje para todos y todas en la medida en que dotará a los más pequeños de la autonomía necesaria para desarrollar labores cotidianas e importantes. La valiosa iniciativa ha partido de Ana Sancho, responsable de un establecimiento hotelero, al que acuden centros educativos para participar en talleres de experiencias. Ana se desplaza también a los propios colegios en los que diseña y lleva a cabo circuitos de igualdad.

El taller Pequeños Amos de Casa promueve la igualdad en las tareas del hogar. Alumnos de tercero de primaria participan en un taller para la concienciación de la necesidad de colaboración en las tareas de casa. Tareas cotidianas como planchar, aspirar o fregar son algunas de las que estos pequeños debían llevar a cabo trabajando por igual. Trabajo en equipo con el que resuelven hasta lo más difícil. Tienen diez años pero lo tienen muy claro: "somos pequeños pero también podemos ayudar" aseguran. Aprenden divirtiéndose valores tan importantes como la igualdad, responsabilidad y conciliación familiar.

El éxito del programa reside en las sesiones que alumnos de colegios de entre 8 y 17 años ponen en práctica en el Hostal Acuarela, en la capital burgalesa. Grupos de hasta 25 alumnos dedican tres horas lectivas a aprender cómo realizar las tareas del hogar. Se trata de que valoren el trabajo y el tiempo que hay que dedicarlas. Y ellos mismos comprueban que pueden realizarlas perfectamente, aunque requieran de cierto esfuerzo y práctica. Como complemento, en el canal de Pequeños Amos de Casa en YouTube pueden visualizar una serie de tutoriales para conseguir el objetivo de colaborar en casa.

La Mañana de TVE (a partir de la hora 1:20:03). Asignatura para todos, de 0 a 104 años. El orden es fundamental. Disciplina y orden para tener una mejor vida y lo saben ya hasta los más menudos. Ensuciando, así comienza este taller de tareas del hogar. El sueño de cualquier niño. Aquí ellos siguen aprendiendo lo importante que es la autonomía personal y la responsabilidad. Parece que todos tenemos asumido que chicos y chicas son iguales a la hora de afrontar las tareas de casa pero sí que se nota que las chicas siguen teniendo más peso en este tipo de labores. No obstante, los más peques no entienden de chico, chica, papá o mamá porque les hablamos de la familia como un equipo. Entonces es cuando todos colaboramos. Y a las tareas del hogar, siendo algo tan mal vendido, les damos toda la importancia del mundo por todos los valores que se trasmiten con ellas.

Ana Sancho es madre de dos hijos y se define a sí misma como “emprendedora nata”. De ese afán por emprender nacía Pequeños Amos de Casa, una plataforma que busca educar en la igualdad y la corresponsabilidad a través de las invisibilizadas y minusvaloradas tareas domésticas. Vídeos, talleres en escuelas y charlas para familias, asociaciones e instituciones dan forma a un proyecto que pretende poner de moda las labores del hogar y reforzar el papel de la familia como un equipo en el que grandes y pequeños colaboran para, a partir de ello, generar un cambio social hacia una verdadera igualdad de género. Y ese cambio, cómo no, empieza por la infancia.

Reportaje con motivo del Día de la Mujer (a partir del minuto 30:10). El germen de la igualdad empieza con una buena educación en casa, con lo que les enseñamos a nuestros hijos. Pequeños Amos de Casa es una iniciativa que busca eso precisamente. Promover la igualdad y el compañerismo a través de las tareas del hogar. Valores que se transmiten a ñiñas y niños de esta forma.

La iniciativa consta de una serie de tutoriales disponibles en YouTube orientados a niños y adolescentes para enseñarles de forma "sencilla y divertida" pequeñas tareas domésticas como hacer una cama, aspirar, limpiar el baño, pasar el polvo, planchar, poner una lavadora o tender la ropa. En paralelo se realizan sesiones prácticas enfocadas a alumnos de colegios de entre 8 y 17 años que se desarrollan en el Hostal Acuarela. En ellas, cada clase se divide en equipos de cinco personas para poner en práctica los tutoriales que previamente han visualizado en YouTube a través en sus correspondientes tabletas electrónicas.

Nunca es suficiente lo que dedicamos a educar en igualdad ya que los resultados de momento no son los esperados por la sociedad. Queda mucho camino por recorrer pero cada vez estamos más cerca y si nos centramos en los más pequeños el acelerón será notable. Ellos siempre están siempre dispuestos. Entusiasmo, alegría, fuerza, motivación, voluntad es lo que muestran durante el desarrollo de los talleres... son increíbles. Una vez más son ellos, los más pequeños, quienes nos enseñan a los adultos.

Aprender jugando lo que para nada es un juego. Valores como la conciliación, la autonomía personal, el esfuerzo, la solidaridad, el trabajo en equipo, la organización, la autoestima, el respeto, la corresponsabilidad, y la igualdad. Trabajo en equipo con el que los alumnos que participan en los talleres de Pequeños Amos de Casa resuelven hasta las tareas más difíciles. A los más pequeños no se les escapa una. Son conscientes de que los mayores tienen también su propio trabajo y por ese motivo comentan que es muy importante colaborar en casa.

En la misma semana en la que nos planteamos en casa poner una serie de tareas para que nuestros dos hijos (de 9 y casi 11 años) colaboren en el día a día, descubro el estupendo proyecto educativo Pequeños Amos de Casa. Ana Sancho, madre de dos hijos, enseña a niños y adolescentes valores como la corresponsabilidad, el respeto, la igualdad de género y el trabajo en equipo a través de las tareas de hogar.