Otros Tutoriales de Tareas del Hogar para Peques y Grandes

Colocamos una mano en la parte superior de la escoba y la otra en la parte inferior de la misma. Agrupamos la basura en un punto. Si tenemos la basura en un montón podremos recogerla fácilmente. Alineamos la escoba con el brazo... y basura barrida.

Cómo evitar perder tu camiseta favorita con dibujo cuando la planches!!!  Alisamos antes de planchar. Hacemos movimientos suaves y lentos con la plancha. Nos ayudaremos de la forma de la tabla. Empezamos por las mangas. No planchamos directamente para que no se pegue. Damos la vuelta a la camiseta y dividimos en tres partes. Damos de nuevo la vuelta viéndose ahora el dibujo. Volvemos a dividir en tres partes. Y nos ayudamos de la forma de la tabla.

Añadimos en el cajetín el jabón y el suavizante según los correspondientes símbolos. Elegimos el programa adecuado teniendo en cuenta que cuanta mayor sea la suciedad mayor será la temperatura que seleccionemos. No olvidemos pulsar el botón de inicio.

Desconectamos la electricidad. Bajamos primero la pestaña del diferencial (la que tiene al lado el botón). A continuación bajamos la pestaña del ICP o interruptor general. Quitamos la lámpara para poder trabajar. Quitamos la bombilla gastada. Colocamos una nueva en el portalámparas. Y recolocamos la lámpara en su sitio... Magia!!!

Dentro del cesto de la bandeja inferior colocamos los cubiertos agrupándolos por tipos (tenedores, cucharas, cuchillos, etc…). También en la bandeja inferior los platos hondos en los soportes anchos. Los platos llanos y los platos pequeños en los soportes estrechos. Las bandejas en los extremos. En la bandeja superior los vasos, tazas, cuencos, etc. los colocamos boca abajo. Insertamos la pastilla de jabón en el cajetín. Antes de cerrar el lavavajillas pulsamos el botón de encendido eligiendo el programa adecuado. A mayor suciedad mayor temperatura.

Tres simples pasos: sacudimos la ropa, buscamos la costura y colcamos una pinza por esquina. El objetivo es evitar que quede marca. En el caso de las camisas las doblamos para facilitar el planchado. Los pantalones se doblan por la cintura para que no queden marcas.

Partimos del punto medio y a partir de ahí marcamos los tres partes. Juntamos el uno con el tres por encima del dos y estiramos. Y ya tenemos nuestra camiseta doblada.

Se necesita un cubo con escurridor, agua, una fregona y detergente. No llenamos el cubo demasiado sólo hasta la mitad. Añadimos detergente al agua. Cogemos la fregona con la mano derecha arriba y la mano izquierda abajo. Escurrimos el agua apretando y con movimientos circulares. Escurrimos bien la fregona para que no gotee. Tras fregar una zona enjuagamos la fregona y volvemos a escurrir. Insistimos en los bordes.

Extendemos la sábana bajera a lo largo. Cogemos la sábana por la parte elástica e introducimos la mano hasta la esquina de la sábana. Repetimos la operación con la otra esquina. Juntamos ambas esquinas y ponemos una del revés para cubrir la otra. Nos aseguramos de que las costuras estén alineadas. Volvemos a realizar los pasos en el otro extremo y juntamos las dos últimas esquinas. Colocamos la sábana bajera en una superficie plana quedando la goma elástica por fuera. Doblamos la sábana por la mitad y dividimos en tres partes doblando de nuevo.